Los peores errores que cometemos al pagar deudas

 

A nadie le gusta estar endeudado. Y aquellos que lo están, quieren salir rápidamente de esa situación. Sin embargo, por desconocimiento o por apuro, muchos cometen errores que pueden resultar contraproducentes para las finanzas. En este artículo de iProfesional te contamos cuáles son los errores más comunes que se cometen al querer pagar las deudas y brindamos algunos consejos para poder alcanzar una buena salud financiera.

Los peores errores al querer pagar las deudas

No priorizar las necesidades de la familia

Uno de los peores errores al pagar deudas es no priorizar las necesidades básicas de la familia

Cuando las deudas aprietan, el corazón se inquieta y la mente no puede calmarse.

En este marco, tomar decisiones apresuradas puede convertirse en un problema aún mayor a futuro. Es por eso que un consejo básico, pero que puede ayudar en esos momentos, es priorizar la cobertura de las necesidades básica de la familia. El alimento, el techo, la vestimenta y la salud son prioridades, sobre todo pensando en los niños y ancianos. Por supuesto, luego vienen otros gastos que se pueden ajustar, tales como los viajes en taxi, pedir comida afuera, etc.

Pagar deudas sin tener un plan

Armar un plan financiero permite no incurrir en los mismos errores al pagar deudas

Es normal que cuando obtenemos el dinero que nos permite saldar la deuda, o una parte de ella, querramos “correr” al banco para sacarnos ese problema de encima. El problema radica en cuando tenemos varios frentes que cubrir; es decir, cuando tenemos más de una deuda.

En esos casos, es mejor establecer prioridades. Aquí no hay una receta mágica: una opción es apuntar a las deudas que tienen un mayor interés. Otra puede ser saldar la más chica y que de esa forma deje de sumar intereses.

Tomar una deuda para pagar otra

Uno de los errores más habituales es querer pagar una deuda tomando otro compromiso financiero

Este es un error habitual en el que incurren aquellas personas que suelen endeudarse.

Los casos más notorios son, por ejemplo, usar el límite de una tarjeta de crédito para pagar la deuda de otro plástico.

Del mismo modo, tomar un préstamo en un banco para saldar la deuda de otro crédito en otra entidad financiera.

Estas alternativas no representan, en efecto, una solución al problema, sino que solo lo están posponiendo.

De hecho, al operar de esta manera, es fácil caer en un círculo vicioso y nunca salir de un estado deudor.

Ahora bien, hay que aclarar que distinto es el caso cuando podemos acceder a saldar una deuda a una tasa menor.

Por ejemplo, si no podemos pagar la tarjeta de crédito, una posibilidad es financiar la deuda saldando solo el pago mínimo.

Sin embargo, las tasas, sobre todo en Argentina, son muy altas.

Es por eso que, en general, si ves que no podés afrontar el pago de tu próximo resumen, la principal alternativa que recomiendan los analistas es pedir un préstamo, comparando el CFT y plazos con respecto al financiamiento que ofrece el plástico.

El Costo Financiero Total (CFT) incluye, además de la tasa de interéstodos los gastos en los que se incurre cuando se toma una deuda, que van desde impuestos hasta seguros, pasando también por los costos administrativos y otros recargos.

El CFT es lo que verdaderamente debe ver el interesado en tomar una deuda, ya que es lo que efectivamente va a terminar pagando.

Fuente: iProfesional

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *